Proceso

La filosofía del Molí dels Torms es la calidad y el respeto y se aplica en todas las máquinas y procesos que permite la obtención del aceite Olicatessen.

¿Vienes a verlo?

  1. Recolección, respetar el momento

    La recolección de cada variedad se realiza en el momento óptimo, manualmente y mediante el sistema de vibrador y paraguas, de manera que la aceituna no toca nunca el suelo. Las aceitunas en pocas horas ya están en la almazara e inmediatamente se procesan para conservar al máximo las propiedades y garantizar su mejor calidad.

  2. Limpiar, sobre limpio

    La limpieza de la aceituna se realiza por aspiración por aire de hojas y brotes mediante despalilladora. Para esta tarea se ha diseñado una máquina a medida que permite mantener el control sobre los desechos y posteriormente, convertirlas en compostaje.

  3. Molturación en frío y batidas cortas

    Los batidos cortos y a bajas temperaturas de la pasta garantizan el mantenimiento de las características organolépticas y químicas de las aceitunas.

    El excedente de este proceso-hojas, agua y orujo-se convierte, mediante un sistema propio, en compostaje que se devuelve como abono natural a los olivos.

  4. Decantar mejor que centrifugar

    De esta manera se preservan las condiciones naturales del aceite, así como las vitaminas y polifenoles tan necesarios para la salud.
    El sistema de la decantación tiene otras ventajas, como la reutilización de las impurezas para hacer jabones, la no producción de residuos no reciclables y el ahorro de agua, ya que este sistema no requiere.

  5. Almacenar en función de la personalidad

    El aceite se almacena cada día en depósitos diferentes en función de la variedad, la maduración, la finca y el estado general de la aceituna. Esto permite mantener la calidad y características de cada aceite, y elaborar el perfil organoléptico de cada depósito.
    Para mantener las características del aceite, los depósitos son de INOX, y se encuentran en una sala a temperatura controlada.

  6. Envasado a medida del cliente

    Para garantizar la personalidad, calidad y estado óptimo del aceite, sólo se envasa bajo pedido en recipientes reciclables, minimizando el impacto medioambiental.

    Esta manera de trabajar permite ofrecer un aceite en función del gusto del cliente. Cada depósito conserva un perfil organoléptico propio, que ofrece la posibilidad de trabajar el sabor del aceite en cada ocasión (coupage), o incluso, encontrar el aceite idóneo para el plato estrella de un cocinero.

¿Te perderás la próxima jornada de puertas abiertas?

Los comentarios están cerrados.